Uno de los aspectos de nuestra bici que menos atención prestamos es al mantenimiento. Algunxs consideran que simplemente con darle un agua en la gasolinera de vez en cuando es suficiente y solo acuden a su mecánico en caso de avería.

Una bici es una bici! Tanto si hemos invertido unos cientos de euros como si hemos tirado la casa por la ventana con unos cuantos miles de euros. Si llevamos un correcto mantenimiento la mantendremos en un mejor estado para prevenir averías y conservarla en caso de que la queramos vender pasado un tiempo o simplemente queremos que nos dure lo máximo posible.

Hay aspectos que deberíamos revisar en cada salida y otros tenerlos en cuenta a más largo plazo.

UNA VEZ POR SEMANA O EN CADA SALIDA

  • GENERAL: haz botar tu bici desde la rueda trasera para detectar ruidos extraños.
  • FRENOS: comprueba que funcionan bien. Deben tener un tacto y recorrido de maneta correcto.
  • CADENA: pedalea hacia atrás para verificar que gire suave. Si no es así toca limpiar y lubricar.
  • RUEDAS: revisa las presiones y el estado de los neumáticos para ver si tienen algún corte o elemento extraño.
  • HORQUILLA Y AMORTIGUADOR: limpia las barras de polvo y suciedad. recuerda: ¡las barras no se lubrican!
  • LIMPIEZA GENERAL: si has salido con barro o demasiado polvo deberías darle un agua. Yo considero que la limpieza debería ser obligatoria tras cada salida.

UNA VEZ AL MES

  • EJE DE PEDALIER Y DIRECCION: revisa que no haya holguras. Para la dirección lo puedes comprobar frenando con el freno delantero y moviendo la rueda para ver si la dirección cabecea. En el caso del pedalier puedes tirar lateralmente de las bielas y ver que no tengan holgura.
  • CAMBIOS: tienen que funcionar bien, es decir, que recorran todas las coronas y platos con rapidez y sin atascos ni ruidos
  • CADENA: mídela para evitar el desgaste prematuro del resto de la transmisión. Aprovecha para limpiarla y lubricarla. El útil para medir la cadena es un accesorio muy económico que te ayudara a saber si es el momento de comprar una nueva.
  • CABLES Y FUNDAS: verificar su estado, que no haya cortes y que tanto al frenar como al cambiar no haya fricción.
  • FRENOS: revisa estado de las zapatas o pastillas.
  • RUEDAS: verificar el desgaste y si hay holgura en los ejes. Es tan fácil como ejercer con la mano una tensión lateral y que la rueda permanezca en su sitio.

CADA TRES MESES

  • PUNTOS DE GIRO: para una bici de montaña doble: revisa los puntos de giro del amortiguador y las bieletas. Lubrícalos para que la rotación siga siendo suave.
  • TUBELESS: haz girar tus ruedas y revisa que oigas que hay liquido dentro para que en caso de pinchar pueda sellar el neumático.
  • TORNILLERIA: una revisión del apriete de los tornillos te puede evitar un buen susto. Revisa potencia, manetas de cambio y freno, cierres de ruedas, pedales, cambio y desviador, portabidones, tija y sillín, pinzas de freno. Una llave dinamométrica te ayudará a que apliques el par de apriete exacto. Son muy fáciles de usar y evitarás roturas de tornillos y piezas. Hay opciones muy interesantes a partir de 30€. Puedes consultarme acerca de cómo usarlas y cual es la más adecuada para ti, pinchando aquí.
  • CAMBIOS: lubrica los puntos móviles del cambio y desviador para que siga funcionando con suavidad.
  • PEDALES Y CALAS: límpialos de barro y polvo y revisa que giren bien. Una vez limpios puedes lubricar las piezas móviles para que las calas entren y salgan con suavidad.
  • REVISION DEL CUADRO: una inspección visual una vez tengas la bici limpia te permitirá detectar posibles fisuras y golpes. Los puntos donde suelen aparecer son en la zona de la dirección, el eje del pedalier y los puntos de fijación de los frenos.

CADA SEIS MESES

  • RUEDAS: revisa que estén centradas y giren correctamente.
  • DIRECCION Y PEDALIER: es el momento de desmontar, limpiar y engrasar. Es un proceso sencillo que puedes hacer tú, pero si no, puedes acercarte a ver a tu amigo el mecánico. ¡¡¡Se alegrará de tu visita!!!

CADA 12 MESES

  • TIJA DE SILLIN: es el momento de sacarla, limpiar y engrasar. Es un punto que apenas prestamos atención y es foco de bastantes ruidos, ya que es difícil de detectar de donde provienen. Un truco para dejar la tija a la misma altura: pon un trozo de cinta aislante en el punto deonde empieza el cuadro y cuando la vuelvas a montar tendrás una referencia y la dejarás igual que estaba.
  • RODAMIENTOS: los encontrarás en la dirección, ejes de las ruedas, eje de pedalier y puntos de giro de la ubicación del amortiguador trasero.
  • NEUMATICOS: desmonta las ruedas y revisa el estado del fondo de llanta. Posiblemente sea el momento de cambiar y renovar el líquido tubeless. Evitaremos pérdidas de presión y/o líquido sellante.
  • CABLES Y FUNDAS: este cambio tan sencillo nos devolverá ese tacto fino en los cambios que a todxs nos encanta.
  • FRENOS: nuestros frenos volverán a funcionar como el primer día si les cambiamos las pastillas o zapatas. Revisaremos que los discos no estén alabeados y con cambios de color, en caso afirmativo es el momento de cambiarlos. Te recomiendo para completar el proceso que cambies el líquido del circuito de freno para tener un tacto excepcional.
  • HORQUILLA Y/O AMORTIGUADOR: es la hora del mantenimiento y cambio de retenes y gomas. Nuestra horquilla y/amortiguador volverá a funcionar como si fuera nueva.
  • PEDALES Y CALAS: revisa que giren bien. Si no, es el momento de desmontar el eje, limpiar y engrasar. Deberías echar un ojo a las calas y ver en que estado se encuentran. Las de montaña se pueden oxidar con la humedad. Y en las de carretera, que son de nylon y teflón, y sufren de mayor desgaste.

Si os parece interesante que dedique una entrada del blog a algún aspecto de mecánica de los que he hablado, déjame un comentario o escríbeme a mrmadmacbikes@mrmadmacbikes.com y plantéame tus dudas.

Os espero…

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *